Después de haber creado el cielo, la tierra y el inframundo, los dioses, aún alrededor del gran fuego, reflexionaban sobre cómo mejorar su creación. Quetzalcóatl tuvo una idea, tomó la fogata donde se habían reunido los dioses y la convirtió en un medio sol. Ante este hecho, Tezcatlipoca, celoso y enojado, lo tomó para sí y se convirtió en un sol completo. Nació el primer sol Ocelotonatiuh, que quiere decir sol Jaguar, y fue el de Tezcatlipoca…

El Primer Sol: Ocelotonatiuh, (Sol Jaguar)


En la foto, el glifo en la parte superior derecha del gran sol central representa el sol Jaguar. Es el elemento tierra. Bajo este primer sol, hacía mucho calor. La ola de calor marchitó toda cultura e impidió que floreciera toda vida. En esta época, gigantes llamados Tzocuiliceque ocuparon la Tierra. Tezcatlipoca, que era el amo, del primer Sol, tuvo el honor de cargarlo todos los días durante su viaje por el cielo. Pero eso no complació a todos los dioses. Efectivamente Quetzalcóatl estaba muy celoso. Tanto más cuanto que fue él quien creó la primera mitad de este sol. En un acto de ira, subió al cielo y golpeó ferozmente a Tezcatlipoca. El golpe propinado por Quetzacóatl paralizó a Tezcatlipoca, quien cayó del cielo golpeando la Tierra y se convirtió en el espíritu de su animal sagrado: el jaguar. Las repercusiones de este acto de ira fueron que todos los seres vivos de la Tierra fueron aniquilados, devorados por los jaguares. Terminó el tiempo del sol jaguar y la tierra se cubrió de noche. Este período tendría, según los aztecas, una duración de 676 xiuhmolpillis. Un xiuhmolpilli, que significa unión de los años, corresponde a un ciclo de 52 años. Por lo tanto, este período habría durado 36.152 años en total.

Segundo Sol: Ehecatonatiuh (Sol del Viento)



En la foto, el glifo a la izquierda del primer sol representa el Sol del Viento. Tras su victoria sobre Tezcatlipoca, Quetzalcóatl se convirtió en gobernante del sol. Tenía como Tezcatlipoca ante él el honor divino de liderar en su viaje para derrotar a los poderes de las tinieblas en la Tierra. Era más amable con la vida, permitiendo que las cosechas florecieran abundantemente y que los hombres fueran felices. Pero Tezcatlipoca no había digerido su derrota y para reconquistar sus dominaciones subió al cielo y mató a su hermano con una garra. En su caída Quetzalcóatl provocó una tormenta que destruyó todo a su paso, los hombres tuvieron que caminar encorvados, agarrándose de lo que podían. Según los aztecas, algunos sobrevivieron convirtiéndose en simios. El fin tuvo lugar después de 376 xiuhmolpillis, o 19.552 años.

Tercer sol: Quiauhtonatiuh (Sol de lluvia)


Debajo del glifo anterior está el Sol de Lluvia. Representa el elemento fuego. Los dioses cansados de los celos entre Quetzalcóatl y Tezcatlipoca decidieron que otro dios tendría el honor de llevar el Sol en el cielo. Eligieron a Tlaloc, dios de la lluvia. Tlaloc, por lo tanto, reinó supremo durante la tercera creación de la Tierra, su lluvia de aguas nutritivas devolvió la vida a la Tierra y finalmente la cubrió con ríos, lagos y océanos. Durante este tiempo, los gigantes se alimentaban de cereales. Pero durante este período en que todo iba bien, el pueblo se corrompió, hizo caso omiso de los preceptos morales impuestos por los dioses y se dedicó a placeres malsanos. Quetzalcóatl y Tezcatlipoca, deseosos de recuperar lo que les correspondía, comenzaron a conspirar juntos contra Tlaloc. Entonces Quetzalcóatl emergió como un volcán gigantesco, y comenzó a llover fuego del cielo. Las cenizas cayeron, consumiendo y enterrando al mundo. Algunos hombres han sobrevivido convirtiéndose en pájaros. Este Sol duró 78 xiuhmolpillis, lo que equivale a 4.056 años.

Cuarto Sol: Atltonatiuh (Sol de Agua)


El glifo inferior derecho representa el Sol de Agua. Representa la era anterior al presente. Una vez más los dioses han intervenido para recrear la Tierra. Esta vez es Chalchihuitlicue la que viste faldas de jade diosa de los ríos y lagos y quien además es esposa de Tlaloc, quien encarnó en el Sol. Los gigantes repoblaron la Tierra y esta vez siguieron la conducta que les dictaron los dioses. Sin embargo, Tezcatlipoca, descontento con el buen tiempo, corrompe a Chalchihuitlicue y ordena la cuarta destrucción de la humanidad. Empieza a llover con fuerza, los hombres tienen que enfrentarse a terribles inundaciones, hasta que el agua emerge del centro de la Tierra provocando un gran desastre en el mundo. Algunos seres humanos lograron sobrevivir a este desastre convirtiéndose en peces. Este Sol duró 77 xiuhmolpillis, 4312 años.

La historia de los primeros cuatro soles aztecas es evocada por tres escritos principales, la Historia de los Mexicanos por sus Pinturas que evoca sólo cuatro de ellos y la Leyenda de los Soles y la Historia General de las Cosas de la Nueva España que evocan un quinto. Este quinto sol sería el sol actual y habría sido agregado por los aztecas a escritos más antiguos para establecer su poder religioso sobre los pueblos de Mesoamérica. También debes saber que los soles no aparecen en el mismo orden según las distintas historias y hemos optado por presentártelos según el orden más común. /lapso>